Circula libremente por la red, la noticia de que la Coca Cola que fuera creada hace más de 130 años con fines medicinales y posteriormente, devenida en el refresco más popular de la historia tendría efectos anti-cancerígenos y retardadores del envejecimiento. La procedencia de esta novedad sería   un estudio realizado por un grupo de investigadores del departamento de genética de la Universidad de Córdoba, España.

Según estas fuentes, la investigación habría revelado que la Coca Cola tendría propiedades antioxidantes y quimiopreventivas que ayudarían a inhibir el crecimiento de las células tumorales y aumentar el tiempo de vida de los organismos previniendo su envejecimiento.

Desmontando el bulo de salud

La historia proviene de una investigación que valoró los efectos biológicos tanto de la Coca Cola clásica como la de su versión libre de cafeína y que fuera publicada en 2014 en forma de “abstract” en la revista Toxicology Letters.

Los investigadores realizaros estudios “in vivo” (toxicidad, antitoxicidad, genotoxicidad, anti-genotoxicidad, esperanza de vida y lapso de salud) en  la mosca “Drosophila Melanogaster” y estudios “in vitro” (citotoxicidad y ensayos de fragmentación de DNA) en una línea celular promielocítica HL-60.

El empleo de tests de mutación somática y recombinación para las valoraciones de genotoxicidad y anti-genotoxicidad.

Los investigadores encontraron que ambos tipos de Coca Cola resultaron tóxicas o anti-tóxicas en las concentraciones estudiadas y que la presencia o ausencia de cafeína se comportaba en el mismo sentido. Además, ningúna resultó genotóxica y en bajas concentraciones mostraron actividad anti-genotóxica.

Respecto a expectativa de vida en la mosca “Drosophila Melanogaster”, la Coca Cola convencional incrementó significativamente la esperanza de vida y en forma no significativa el lapso de salud. La cafeína produjo los mismos efectos que la Coca Cola convencional y por tanto estos resultados podrían ser vinculados a cafeína.

Con referencia a la citotoxicidad sobfe la línea celular promielocítica HL-60, ambas versiones de Coca Cola exhibieron dicha actividad pero no vinculada a apoptosis mientras que la cafeína, careció de actividad citotóxica.

Los autores concluyeron que todos los resultados se correlacionaban con la Coca Cola convencional y que esta, protegía del daño oxidativo y que era quimioprotectora. La Coca Cola convencional y la cafeína incrementaban la expectativa de vida y la versión sin cafeína mejoraba la calidad de vida. Por su parte la cafeína, no resultaba ni promotora de salud ni antioxidante.

Este tipo de artículo y especialmente sus titulares, pueden confundir al lector y sugerir un posible efecto anti-cáncer derivado de la Coca Cola y que en forma real, experimentalmente solo se obtuvo en una línea celular (in vitro) o en una variedad de mosca (in vivo).

El estudio tenía por objetivo valorar eventuales efectos biológicos positivos tanto de la Coca Cola clásica como la de su versión libre de cafeína y luego principalmente comprobados, para la formulación clásica.


Escriba a #SaludSinBulos



5 (100%) 1 voto