Un mensaje que va circulando por nuestros sistemas de mensajería alerta que la Asociación Americana de Médicos tiene las respuestas a las causas del cáncer. Advierte que el consumo de bebidas calientes en vaso de plástico, comida caliente en contenidos plásticos o calentar alimentos en recipientes plásticos es causa de 52 tipos de cáncer… Ni uno más ni uno menos, un dato preciso y sospechoso.

Tres actores habituales en el mundo de los bulos o los rumores van de la mano en este caso: cáncer (siempre protagonista), plástico (compañero de Química) y microondas. El guión está bien escrito, mensaje catastrófico y ninguna fuente en la que contrastar los datos.

Desarrollo del bulo de salud

El rumor puede tener origen en un mail del año 2004 que se atribuyó al hospital John Hopkins y se expandió mucho más cuando se introdujo el logotipo de la ‘American Cancer Society’ en 2007. Posteriormente fue desmentido por esta asociación y por la misma FDA. Así mismo los trabajadores del hospital John Hopkins niegan la publicación de dicho contenido.

Existe la idea de que al calentar plástico se pueden liberar diversas sustancias potencialmente tóxicas, entre ellas; las dioxinas, los policlorobifenilos (PCB) y el bisfenol A (BPA).

  • Los PCBs, son compuestos sintéticos que se han demostrado tóxicos con efectos acumulativos, no biodegradables y que pueden producir disfunciones inmunitarias, alteraciones hormonales, neurológicas y posible efecto carcinógeno con efectos acumulativos. Son compuestos sintéticos empleados principalmente como refrigerantes y lubricantes. (http://www.prtr-es.es/Policlorobifenilos-PCB,15637,11,2007.html)
  • Las dioxinas: A diferencia de los PCBs, las dioxinas pueden tener un origen natural, son además subproductos de una serie de reacciones químicas, normalmente de combustión. Su efecto sobre el organismo puede provocar inmunotoxicidad, alterar el sistema endocrino, reproductivo y potencial efecto carcinógeno. (http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/gestion_riesgos/Ficha_FAQs_Dioxinas_PCBs.pdf).
  • Los PCBs como las dioxinas tienen impacto en el desarrollo por lo que los niños, especialmente los lactantes son la población más sensible.
  • El BPA es un producto utilizado en plásticos como el policarbonato, que es rígido y resitente al calor, se utilizó en la fabricación de biberones. Ha demostrado tener actividad sobre el sistema endocrino, inmunitario y es potencialmente carcinógeno. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3222987/).

En primer lugar no existe tal comunicado de la Asociación Americana de médicos. Además como hemos descrito previamente tanto la American Cancer Society como la FDA emitieron comunicados negando dicha información (https://www.cancer.org/latest-news/rumors-and-myths-brief-microwaving-plastic-email.html)
En segundo lugar , la presencia de dioxinas es generalizada, siendo la principal fuente de exposición los alimentos (90%) por lo que la exposición a través del plástico caliente es mínima.

Para disminuir la exposición a dioxinas y PCBs la Comisión Europea firmó una Estrategia sobre dioxinas, furanos y PCBs en el año 2001, que se ha ido implementando posteriormente. Además existe una estricta regulación y control sobre los niveles de dioxina y PCBs en nuestra dieta (http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=OJ:JOL_2014_164_R_0006&from=ES)

Por tanto, aunque las sustancias liberadas son potencialmente cancerígenas, la trasferencia a los alimentos debida a calentar productos en material plástico es ínfima respecto a otras fuentes de exposición. Además la utilización de los derivados más tóxicos se ha ido restringiendo progresivamente.

Respecto al BPA, que se utilizó como componente en biberones, se ha acordado a nivel europeo prohibir los biberones de plástico que lo contengan, esta normativa ya está vigente en España (http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2011-5399). Conviene, por tanto comprobar que el biberón de plástico no contiene BPA, en caso de contenerlo es recomendable: no meterlo en microondas, no lavarlo en lavaplatos ni hervirlo. (http://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/biberones-bisfenol).

El mensaje suena alarmista y catastrofista, aunque pueda tener cierta base científica, la realidad es que nos ofrece una visión limitada y parcial que lo aleja de la evidencia.

La exposición a estos tóxicos a través de la vía que propone el mensaje (alimentos en contacto con plástico caliente) es ínfima si lo comparamos con otras fuentes presentes en nuestro día a día. Actualmente existe una normativa estricta respecto a los materiales utilizados en la industria alimentaria que además se someten a controles periódicos.


Información realizada por: Equipo médico Pacientessemergen.es

  • Dr. Fernando Mª Navarro i Ros
  • Dr. Javier Precioso Costa

Escriba a #SaludSinBulos



5 (100%) 4 votos