Campaña de Concienciación

Una iniciativa de:

Campaña de prevención sobre el Cáncer de Esófago

El Instituto #SaludsinBulos y SEMERGEN han desarrollado la campaña de concienciación sobre protección esofágica con tres objetivos principales:

Concienciar a la población sobre la importancia de la protección esofágica para prevenir enfermedades como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) u otras más graves como el cáncer

Desmontar bulos y desinformación relacionados con el esófago, la prevención del reflujo, tratamientos y síntomas

Poner en valor el papel que realiza el médico de Atención Primaria en la detección y abordaje de trastornos esofágicos

Encuesta a la población y decálogo de mitos sobre la protección esofágica y reflujo

El Instituto #SaludSinBulos ha llevado a cabo una encuesta online a la población con el objetivo de descubrir los mitos y las falsas creencias sobre protección esofágica, cáncer de esófago y reflujo gastroesofágico, y concienciar sobre el daño esofágico en reflujo y sus consecuencias.

En este decálogo se recogen 10 de los mitos más extendidos que giran entorno a las incidencias relacionadas con la enfermedad del reflujo gastroesofágico y sus falsas curas, las cuales, en algunos casos, pueden provocar incluso el empeoramiento de la enfermedad.

INFORME:

Mitos sobre la protección esofágica.

Gráfico enfermedad reflujo gastroesofágico

¿Qué es la enfermedad por Reflujo Gastroesofágico o ERGE?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una afección muy frecuente. En ella los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hacia el esófago. Los alimentos van desde la boca hasta el estómago a través del esófago, causando síntomas molestos y complicaciones.

Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), se trata del cuadro clínico digestivo más común en la población mayor de 65 años, y llega a afectar a más del 20 por ciento a partir de los 70 años. Es una enfermedad que tiene un impacto directo en la calidad de vida, sobre todo en las personas mayores, pues tienen más posibilidades de padecer otras enfermedades.

El origen del ERGE es multifactorial. Sin embargo, el consumo de alcohol, la obesidad, embarazo, tabaquismo, esclerodermia y la hernia de hiato son factores de riesgo conocidos de esta enfermedad.

En la ERGE el músculo del esfínter esofágico inferior es débil y no funciona correctamente, manteniéndose abierto durante diferentes periodos de tiempo. La presión en reposo varía considerablemente a través del día e incluso las actividades diarias influyen cuando la presión del EEI es más baja y aumenta el potencial para el reflujo gástrico esofágico.

En el desarrollo y evolución del ERGE influye de forma decisiva la acción irritante del reflujo ácido.

Los síntomas más frecuentes del ERGE son

Pirosis.
Es una sensación de ardor o quemazón que comienza en la “boca del estómago” y asciende por el centro del tórax. Se trata del síntoma más característico y común del ERGE.

Dolor centrotorácico.
Aparece bruscamente y puede confundirse con el dolor previo a un infarto de miocardio, por lo que es importante consultar a un médico de forma urgente si surge este síntoma.

Problemas al tragar.
También llamada disfagia, es tener problemas con el descenso de los alimentos pudiendo éste, producir otros síntomas como el de náuseas o vómito.

Mal aliento.
El reflujo de ácidos estomacales provocan vapores que, incluso con el estómago vacío pueden provocar mal aliento.

Náuseas.
Es la sensación de malestar o molestia en la parte posterior de la garganta y el estómago, no siempre preceden al vómito

Regurgitación.
Es la sensación de que el alimento asciende del estómago al esófago.

#SaludSinBulos y SEMERGEN apoyan la campaña “Apaga tu ardor” de ASENBAR

En esta misma línea, ASENBAR ha organizado una campaña de concienciación de la mano de varias personalidades, sobre la importancia de la detención precoz de la Enfermedad de esófago Barrett, para que sea tratable y no termine en cáncer de esófago, uno de los 10 cánceres más frecuentes del mundo y que tiene una alta letalidad.

Es una condición que afecta a la mucosa del esófago, el tubo muscular que transporta alimentos, líquidos y saliva de la boca al estómago.

Normalmente, el esófago está recubierto por una capa de células cortas, rechonchas, llamadas células escamosas. Este revestimiento es similar a la piel en que es de múltiples capas y protege el esófago del daño causado por ingestión de alimentos. Cuando los jugos gástricos y duodenales suben hacia el esófago (llamado reflujo) varias veces durante un período prolongado, esta exposición repetida al ácido y la bilis puede dañar el revestimiento del esófago. La lesión se llama esofagitis.

En algunos casos, como se produce la curación del revestimiento escamoso normal se sustituye por células que se asemejan a las del estómago o el intestino, un proceso llamado metaplasia o cambio en la forma celular. Es este revestimiento anormal lo que se denomina esófago de Barrett.

En un número muy pequeño de pacientes a los cambios en las células pueden convertirse en cáncer. Alrededor del 0,5 por ciento anual de las personas con esófago de Barrett experimentarán cambios en los tejidos que pueden malignizar. Es por eso que las personas con esófago de Barrett se les insta a tener chequeos regulares.

El seguimiento busca células que comienzan a mostrar cambios anormales y pueden desarrollar displasia. La displasia se produce mucho antes de que se desarrolle el cáncer. El control regular: el tratamiento se puede dar cuando los cambios comienzan a verse en el estado de displasia de alto grado, antes que el cáncer se desarrolle.

Los tratamientos apuntan a aliviar los síntomas de reflujo ácido y ardor de estómago y para evitar que la sobre exposición le haga cambiar.

Existen cuatro enfoques:

  • Pautas: estilo de vida, alimentación.
  • Medicamentos y protectores de esófago.
  • Seguimiento: Endoscopia y Biopsia.
  • Tratamiento: Radiofrecuencia HALO, Mucosectomia REM.

Una iniciativa de:

#SaludsinBulos

SEMERGEN

Asenem

Consejo general de colegios farmacéuticos

Con la colaboración de:

Norgine