¿Una cucharada diaria de aceite de oliva evita el cáncer?
5 (100%) 2 votos

Hemos visto publicado en diferentes medios de comunicación que una cucharada diaria de aceite de oliva evita el cáncer. Por ello, hemos hecho un repaso de los estudios científicos disponibles sobre el ‘oro líquido’.

El aceite de oliva es la principal fuente de grasa en el área mediterránea y, entre otras características, diferencia la dieta mediterránea de otros regímenes dietéticos.

En primer lugar cuando se trata del analizar aceite de oliva y su capacidad de prevención de cáncer es que prácticamente todos datos en apoyo de las actividades quimiopreventivas del consumo de aceite de oliva provienen de estudios epidemiológicos observacionales y por lo tanto la evidencia es baja.

Dieta mediterránea, aceite de oliva… y cáncer

Una excepción es el ensayo PREDIMED en el que se observó que las mujeres asignadas a la intervención de dieta mediterránea que recibieron un litro semanal de aceite de oliva virgen extra experimentaron una reducción significativa del 62% (HR: 0.38, IC 95%: 0.16-0.87) en el riesgo de cáncer de mama en comparación con las mujeres en el grupo control (aconsejar seguir una dieta baja en grasas).

En el grupo de mujeres asignadas a una dieta mediterránea que recibieron 30 gramos de nueces mixtas, existió también una reducción del riesgo de cáncer de mama pero con una menor reducción del riesgo (HR 0,62; IC del 95%: 0,29 a 1,36).

Beneficios de la dieta mediterránea en otros tumores: colorrectal y próstata (cáncer)

Los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea en otros tumores como el colorrectal o de próstata se han descrito en grandes estudios epidemiológicos, aunque hay menos estudios disponibles y por lo tanto menor evidencia.

 

Referencias bibliográficas:

  • Ensayo PREDIMEDToledo, E., Salas-Salvado, J., Donat-Vargas, C., Buil-Cosiales, P., Estruch, R., Ros, E. et al.Mediterranean diet and invasive breast cancer risk among women at high cardiovascular risk in the PREDIMED trial: a randomized clinical trial. JAMA Inter Med. 2015; 175: 1752–1760

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies