El bulo de los ajos chinos
Valora este artículo

En el artículo enviado y publicado recientemente en comidaquesana.com se afirma que los ajos de procedencia china son nocivos para la salud y provocan trastornos nerviosos, cardiacos y respiratorios. Haciendo honor a la verdad debemos aclarar que se trata de un artículo alarmista y sin ninguna reseña bibliográfica que utiliza frases como “esta información es muy importante porque puede salvarte la vida”.

Desmontando el bulo

Los ajos de origen chino no destacan por su calidad ni por sus cualidades nutricionales ni gastronómicas, pero de ahí a asegurar que pueden provocar enfermedades o incluso la muerte hay un trecho…y muy largo. Según la denominada Mesa nacional del ajo, un referente español en lo que a este alimento se refiere que nació en 2008 bajo el amparo de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, de los 2,4 millones de toneladas que se cosecharon en el mundo de este alimento, cerca del 80% procedía de China. Así que sí, también llegan ajos de aquel país hasta nuestros platos.

Hablamos de unos ajos de modelo imitación y con un bajo coste de producción con el que es complicado competir en los mercados. Así nuestro tradicional ajo morado tiene su versión low cost asiática, el ajo violeta. Y lo mismo sucede en el caso de nuestro ajo blanco, que se enfrenta a la versión china spring, de color y forma similares. Aunque existe una IGP (Indicación Geográfica Protegida) para algunas variedades españolas de ajo con el objetivo de salvaguardar su calidad y cultivo, como es el caso del ajo morado de las Pedroñeras, cabe destacar que incluso en España se cultivan variedades de ajo chino (spring y violeta) ya que su productividad es del doble. Se trata de variedades con menores riesgos bacteriológicos y menores exigencias climatológicas que permiten abaratar los precios.

Ajos low cost

Así que no hace falta irse hasta el continente asiático, aquí mismo cultivamos ya las variedades ‘low cost’ que desde luego ni saben ni huelen igual que las variedades autóctonas españolas, pero no por ello podemos afirmar de manera contundente que se trata de especies de ajo peligrosas para la salud humana aunque sí es cierto que en la campaña del 2014 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente describieron las condiciones higiénico sanitarias del ajo procedente de China (no así el cultivado en España con sus variedades) como “dudosas” y su calidad como “media-baja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *