La sopa quemagrasas: el caldo en base a verduras que podría hacer perder hasta 8 kilos en tan solo 7 días
Valora este artículo

Este es un elemento de encabezado personalizado

Distintos medios de difusión han reflejado la noticia que un caldo en base a verduras induciría una rápida pérdida de peso corporal de hasta unos 8 kilos en una semana. Según estas fuentes, se trata de una sopa hipocalórica con una reducida cantidad de grasas e hidratos de carbono que estaría siendo usada en el “ Sacred Heart Memorial Hospital (Estados Unidos), para procurar una expeditivo descenso de peso corporal en pacientes obesos que deben ser operados urgentemente de cirugía cardíaca.

Se propone una dieta de tan solo 7 días de duración en base a una sopa que solo contiene vegetales y hortalizas comunes tales como tomates, cebolla, col, apio y pimientos verdes. El resultado de la misma, sería llevar al organismo a un balance calórico negativo donde se ingeriría menos calorías de las que se consumen y en consecuencia, favorecería la pérdida de peso.

Esta sopa se podría consumir en la cantidad y número de tomas que el individuo quisiera pudiendo adicionar el primer día alguna fruta de alto contenido hídrico (melón o sandía) o zumo de naranja exprimido (evitando el plátano). El segundo día, incluiría (en reemplazo de la fruta o zumo antes mencionados) alguna verdura ya cocinada (vapor, asada o plancha) y al tercer día, lo mismo pero reponiendo la fruta o el zumo.

Al cuarto día se podría agregar entre 3 a 6 plátanos para paliar la pérdida de azúcares y en el quinto y sexto día, ya se adicionaría hasta medio kilo de pollo sin piel o de carne magra de vacuno. Finalmente, el séptimo día sería un día destinado a la depuración intestinal de toxinas sumando arroz integral, salvado, avena o cereales integrales.

En total se propone una sopa que incluye la suma de medio col (40 calorías cada 100 gr), 6 cebollas (20 calorías cada 100 gr), 6 tomates (19 calorías cada 100 gr), 3 tallos de apio (19 calorías cada 100 gr) y 2 pimientos verdes (10 calorías cada 100 gr). Con estos ingredientes se elaboraría la cantidad de sopa diaria que la persona deseara y que luego ingerirá según necesidad.

Inicialmente, se debe recordar que la obesidad se define como un peso que sobrepasa el 20% del peso ideal acorde altura, sexo y edad o un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30. En este contexto, una dieta hipocalórica es aquella que aporta menos calorías que las que necesita el organismo para mantener el peso corporal y por tanto, persigue la reducción de dicho peso. Una dieta hipocalórica real, no solo debe contemplar el valor calórico que aporta sino que además debe conservar los aspectos cuantitativos y cualitativos de otros tantos elementos relevantes para nuestra salud como vitaminas, nutrientes, etc. Una dieta hipocalórica eficaz y sobre todo sostenible, debe ser indicada y ajustada por  un médico u otro especialista en nutrición e individualizándola para cada persona. En este sentido, se debe tener en cuenta el recuento calórico de 24 horasde la dieta previa de la persona,, el peso de partida y peso objetivo, y circunscribir la dieta a una limitación temporal que en general , no suele superar 1 mes para favorecer la adherencia y viabilidad.

En términos generales, el valor calórico de las dietas hipocalóricas habituales oscila entre 1.200 y 2.000 kcal al día dependiendo del grado de exceso de peso de la persona. Habitualmente se suele recomendar una restricción energética moderada que facilite una pérdida de peso progresiva y constante de 0,5 a 1 kg de peso a la semana con una duración en general, no inferior al mes. Además, se debe tener en cuenta que la magnitud de la pérdida ponderal, también depende del grado de actividad física que realice el individuo.

Este es un elemento de encabezado personalizado

¿De dónde vino la historia?

La fuente original de la dieta no es identificable puesto que hay distintos Sacred Heart Hospitals tanto en los Estados Unidos como en Canadá y la mayoría de ellos, ya han negado que la dieta fuera de su procedencia y de su recomendación.

¿Qué tipo de investigación se hizo en el artículo original?

No existe una investigación vinculante a esta denominada dieta “quemagrasa” atribuida en principio a un Sacred Heart Hospital de Estados Unidos. Debe recalcarse que esta misma dieta, circula por internet y es conocida bajo otros nombres tales como “ Spokane Heart diet”, “The Cleveland Clinic diet, “ Tthe Sacred Heart Memorial Hospital diet, and “The Miami Heart Institute diet”.

¿Qué incluyó el estudio?

Tal como se mencionó, no hay un estudio clínico detrás de esta dieta.

¿Cuáles fueron los resultados básicos?

No puede haber resultados cuando no hay un estudio clínico realizado. En general, se puede decir que esta dieta supone asumir un estricto y rápido esquema dietético de menos de 1000 calorías/día que se aleja enormemente de los 2000 calorías/día que se recomiendan para un adulto. Por otra parte abrevia la duración a tan solo una semana en contra del gradualismo mensual de las dietas convencionales.

¿Cómo se interpretó el artículo a la hora de hacer la noticia?

No hay autores ni resultados reconocidos para esta dieta y se podría afirmar que aunque la misma sea rápida, barata y simple, no resultaría fácil su seguimiento y probablemente el individuo que la adoptara, se sienta hambriento y débil e incluso si la prolongara más de una semana, podría resultar carencial en nutrientes claves tales como minerales y vitaminas.

¿A qué interpretación puede dar lugar el artículo?

Este tipo de nota pueden trasladar al lector la falsa ilusión de la efectividad de una dieta ‘milagro’ supuestamente avalada por una institución científica de nivel.

Conclusiones

Debe recordarse que hay muchos beneficios en perder peso si se hace a un ritmo seguro y en forma gradual mediante una dieta saludable y ejercicio físico. Existen muchas enfermedades y afecciones relacionadas con la obesidad, tales como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y que el riesgo de dichas entidades se puede reducir mediante la progresiva pérdida de peso. En este caso, no hay base científica que avale la eficacia de esta dieta basada en una supuesta sopa “quemagrasa” y no se consideraría generalmente apropiada para una pérdida de peso moderada a largo plazo.

Este es un elemento de encabezado personalizado

Este es un elemento de encabezado personalizado



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *