Pescado crudo en el embarazo
4.2 (83.33%) 6 votos

En relación con la validez de las conclusiones expuestas en el libro Expecting better, no es necesario incidir de nuevo en lo que ya se ha señalado insistentemente: las recomendaciones que se emiten para la población son efectuadas por los organismos con competencias en materia de salud después de que los comités científicos designados para ello evalúen sistemáticamente toda la investigación publicada en revistas de impacto con revisión por pares siguiendo una metodología bien establecida.

Las opiniones individuales, más aún cuando las emite una persona sin formación científica, carecen de validez.

La ingesta de pescado crudo en el embarazo conlleva riesgos por la posible presencia de parásitos y microorganismos patógenos.

Microorganismos: la listeria

En relación con los microorganismos, aunque hay varios que pueden ser especialmente peligrosos en el embarazo, el foco se centra en Listeria monocytogenes. Esto se debe a que en embarazadas puede producir aborto en el primer trimestre. Conforme avanza la gestación los riesgos van aumentando. Siendo máximos para la madre y el bebé en el tercer trimestre: parto prematuro, bajo peso o muerte del bebé, recién nacido con discapacidad intelectual, parálisis, ceguera, defectos en el desarrollo neurológico, etc.

Parásitos y sus consecuencias

En relación con los parásitos, esta reciente revisión sistemática, considera que los del pescado crudo son un riesgo creciente en el embarazo, ya que pueden producir anemia y alteraciones inmunitarias en la madre (incrementando el riesgo de infecciones), así como retraso en el desarrollo fetal y parto prematuro.

Todas las entidades de referencia y sociedades científicas coinciden en que las mujeres embarazadas deben evitar el consumo de pescado crudo.

Recomendaciones

Cocinar a 63º

  • La FDA en su guía “Seguridad Alimentaria para futuras mamás” establece que el pescado y el marisco deben cocinarse hasta alcanzar una temperatura interna de 63ºC (basándose, fundamentalmente, en el riesgo de intoxicación por Listeria monocytogenes).
  • El National Institute for Health Care and Excellence (NICE) británico establece que en el embarazo no deben consumirse alimentos listos para consumo que estén crudos o parcialmente cocinados y, específicamente, evitar el marisco crudo.
  • El Gobierno de Canadá recomienda no comer pescado ni marisco crudo durante el embarazo.
  • Aunque el National Health Service de Reino Unido considera que el mayor riesgo del sushi en el embarazo es la contaminación por parásitos y que, por lo tanto, se puede consumir siempre que el pescado haya sido previamente congelado, otras entidades como la FDA, AESAN o el Gobierno de Canadá tienen también en consideración la posibilidad de que contenga microorganismos (que no se destruyen por la congelación) y recomienda evitar todo pescado crudo, con referencias específicas al sushi. La New South Wales Food Authority contempla la alternativa de preparar sushi con ingredientes cocinados. Ante la duda, debe prevalecer el principio de precaución.
  • Sobre el pescado ahumado como el salmón, la recomendación también es evitarlo. Así lo consideran la NSW Food Authority, la FDA o la AESAN , entre otros.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies