4.5 (90%) 4 votos

 

Hace años las dietas bajas en grasa eran la revolución para la pérdida de peso. Le siguieron un nutrido grupo de dietas denominadas hiperproteicas y en los últimos años se habla de las dietas de ayuno intermitente de las que los medios se siguen hiendo eco en 2018 (1)

¿En qué consiste?

Entre ellas, la famosa dieta 5:2 se basa en que puedes comer de forma “libre” durante 5 días y los otros dos días de la semana, que pueden no ser consecutivos, reducen la cantidad de ingesta diaria en torno a las 500 -600 Kcal. Para entendernos, una cuarta parte de la recomendación media diaria de ingesta calórica en adultos sanos.

Otra modalidad, la denominada dieta 16:8 consiste en que durante 8 horas puedes ingerir alimentos de forma libre pero las restantes 16 horas sólo pueden ingerir líquidos (agua, infusiones, caldos e incluso refrescos light).

Los pros y contras

La verdad es que tanto sus defensores como sus detractores tienen el mismo problema, no hay suficiente evidencia científica de peso para sacar conclusiones definitivas. Vamos a ver algunos de estos estudios más recientes.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Ilinois (Chicago) ha llevado a cabo un estudio (2) en el que se ha evaluado exactamente lo que nos preguntábamos, ¿son las dietas de ayuno intermitente más efectivas que las tradicionales dietas de restricción moderada de calorías a la hora de perder peso y reducir algunos factores de riesgo cardiovascular?

Publicado en mayo de 2017 en la prestigiosa revista médica JAMA (Journal of the American Medical Association) este estudio, llevado a cabo en 100 personas adultas con obesidad (Índice de Masa Corporal medio de 34) concluye que las dietas de ayuno en días intermitentes parece que no dan mejores resultados que las dietas de restricción calórica habitual con respecto a la adherencia, la pérdida o mantenimiento del peso. Por tanto, aunque sí consiguen el primer objetivo planteado, perder peso, no suponen una ventaja frente a las dietas de restricción calórica habitual y éstas, siempre que estén bien diseñadas y pautadas por un dietista-nutricionista, sí que enseñan a comer y establecen objetivos más a largo plazo.

Otros estudios

Otro reciente estudio publicado en la prestigiosa revista British Journal of Nutrition (3) de nuevo no ha encontrado diferencias estadísticamente significativas para lograr una pérdida del 5% del peso corporal entre el grupo que siguió la dieta de ayuno intermitente (restricción calórica intermitente) o la dieta baja en calorías (restricción continua), sin embargo si arroja la necesidad de llevar a cabo estudios más amplios ya que apunta a que las dietas de restricción intermitente producen una reducción mayor de la lipemia post- pandrial y una mayor reducción en la presión arterial sistólica. Pero, en palabras de Rona Antoni, investigadora que ha liderado este estudio, “algunos de los participantes sufrieron para tolerar la dieta 5:2 lo que sugiere que este enfoque no es adecuado para todo el mundo”.

Esta hipótesis de que no es adecuado de forma general, sino particular, de nuevo es reforzada en otro estudio (4) que concluye que las pautas de ayuno intermitente son un enfoque prometedor para la pérdida de peso e incluso para regulación de algunos parámetros metabólicos como el nivel de glucemia, pero sólo en aquellas personas que pueden tolerar con seguridad los periodos de ayuno pautados.

En conclusión

Por tanto, si finalmente se consolidan los datos, este tipo de regímenes alimentarios podría mejorar la calidad de vida y la salud en algunos individuos pero, como suele ser habitual, habrá que esperar a que otros grupos de estudio continúen con esta interesante comparativa para sacar conclusiones aún más aclaratorias.

(1) http://cnnespanol.cnn.com/2018/03/31/como-seguir-con-exito-la-dieta-del-ayuno-intermitente/

https://www.dietdoctor.com/es/ayuno-intermitente

(2)Trepanowski JF, Kroeger CMBarnosky AKlempel MCBhutani SHoddy KKGabel KFreels SRigdon JRood JRavussin EVarady KA. Effect of Alternate-Day Fasting on Weight Loss, Weight Maintenance, and Cardioprotection Among Metabolically Healthy Obese Adults: A Randomized Clinical Trial.  JAMA Intern Med. 2017 May 1. doi: 10.1001/jamainternmed.2017.0936

(3)Rona AntoniKelly L. JohnstonAdam L. Collins and M. Denise Robertson. Intermittent v. continuous energy restriction: differential effects on postprandial glucose and lipid metabolism following matched weight loss in overweight/obese participants. British Journal of Nutrition. Volume 119Issue 5. 14 March 2018 , pp. 507-516

(4) Ruth E., Patterson and Dorothy D. Sears. Metabolic effects of intermittent fasting. Annual review of nutrition. Vol. 37:371-393 (August 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *