Mitos y bulos sobre las vacunas en niños e infancia
Los bulos sobre vacunas provocan el abandono del calendario de vacunación en niños
5 (100%) 1 voto

Los bulos que circulan sobre las vacunas en la sociedad hacen que se abandone la vacunación en niños mayores. Así lo advierten desde la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) en sus jornadas sobre Vacunas en Atención Primaria que se celebran esta semana en la ciudad de Valencia. La SVP reclama la necesidad de que estos niños completen el calendario vacunal pautado para que su sistema inmune esté protegido de manera adecuada.

Las tasas vacunales en primovacunación, así como las dosis de refuerzo del primer y segundo año de vida de los niños son muy altas, según la SVP. “Sin embargo, se observa que en determinadas comunidades las cifras comienzan a caer a medida que los menores van creciendo”, indica la doctora Maite Asensi, vocal de formación y docencia de la SVP que participará en la mesa de #PEDIATRÍAsinBulos durante el I Congreso de #SaludsinBulos que tendrá lugar en Madrid el próximo día 27 de noviembre.

Con el objetivo de despejar las dudas de las familias, los pediatras valencianos han elaborado y desmontado un listado de los principales mitos sobre las vacunas. 

Mitos y bulos sobre las vacunas en la infancia

Las enfermedades prevenibles por vacunas están casi erradicadas en mi país, por eso no es necesario que me vacune

Esto es falso pues las patologías contra las que hay vacunas volverían otra vez si se suspenden los programas de vacunación y enfermedades que ya se consideran controladas, como la polio y el sarampión, reaparecerían rápidamente.

Es mejor vacunar a los niños cuando sean más mayores

Esto es falso ya que los niños son vacunados a tan corta edad porque es cuando son más vulnerables a ciertas enfermedades y así están protegidos lo antes posible.

Es mejor la inmunización por la enfermedad que por las vacunas

Esto también es falso ya que las vacunas generan una respuesta similar a la que produciría la infección natural, pero no causan la enfermedad (pueden reproducirla levemente) ni exponen a la persona vacunada a riesgos de posibles complicaciones, como si puede suceder con la infección natural.

Las vacunas tienen efectos secundarios peligrosos que aún no se conocen

Es falso pues la mayoría de las reacciones son generalmente leves y temporales, por ejemplo, un brazo dolorido o fiebre; y las complicaciones graves son extremadamente raras. El beneficio de vacunarse supera ampliamente el riesgo de presentar un efecto adverso.

Las vacunas producen un efecto de sobrecarga y agotamiento del sistema inmunológico de los niños

Esto es falso, hay estudios que demuestran que las vacunas incluso múltiples y combinadas no debilitan el sistema inmunológico ni comprometen su función.

La aplicación simultánea de más de una vacuna puede aumentar el riesgo de los efectos secundarios para los niños

Las pruebas científicas indican que la aplicación simultánea de varias vacunas no implica efectos secundarios nocivos y que el sistema inmunitario responde de forma segura y eficaz a todas ellas.

Es más seguro espaciar varios días la administración de las diferentes vacunas

Aunque las diferentes vacunas pueden espaciarse varios días, en este caso habría que tener en cuenta qué vacunas vamos a poner cada vez. Esto puede hacer que se retrase el momento de poner una vacuna y por tanto la protección del niño.

Las vacunas causan autismo

En la actualidad las pruebas científicas indican que no hay relación entre esa vacuna y el autismo o trastorno del espectro autista.

La alergia y el asma tienen alguna relación con las vacunas

Los estudios que han intentado demostrar esta teoría no sólo no han encontrado esta relación causa-efecto, sino que en algunos casos las vacunas son protectoras de estas enfermedades. En este sentido, no hay duda de que la relación beneficio-riesgo favorece a la vacunación.

¿Existe relación entre diabetes y vacunas?

Varios estudios científicos no han demostrado que haya relación entre el uso de vacunas y el riesgo de sufrir diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *