5 (100%) 2 votos

Las campañas de vacunación están perdiendo eficacia como consecuencia de las noticias falsas o fake news tal y como reflejan estudios científicos recientes. Uno de estos trabajos, publicado en la revista JAMA Pediatrics[i], indica que los padres de niños autistas vacunan a sus hijos en menor proporción que el resto de progenitores y tampoco lo hacen con los hermanos menores del hijo con esta patología.

Este comportamiento coincide con algunas de las fake news que más impacto social han tenido en los últimos meses que vinculan la aparición del autismo con las vacunas y que han ayudado a su difusión personajes famosos como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presentador Javier Cárdenas.  Este bulo[ii], en el que se apoyan los antivacunas, ha sido “descalificado por falso por la comunidad científica” y por centenares de investigaciones clínicas que muestran la seguridad y eficacia de las vacunas, detalla el coordinador de #SaludsinBulos, Carlos Mateos. La sospecha “infundada sobre la relación con el autismo y otras enfermedades ha calado en gran parte de la población”, advierte Mateos.

Por su parte, otro estudio,  publicado en Vaccine,  advierte que las campañas en favor de la vacunación en redes sociales no llegan a las personas que están en contra porque los grupos antivacunas sólo se informan en sus propias comunidades. Además, el trabajo refleja que se ha producido una polarización de la sociedad a  favor y en contra de estas terapias y que las posturas se han radicalizado en los últimos tiempos.

Población desprotegida

Los efectos de esta peligrosa falta de prevención  “dejan a gran parte de la población desprotegida frente a virus que pueden ser mortales”, según ha señalado la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), entidad participante de la iniciativa #SaludsinBulos, en su vigésimo quinto congreso.

El escepticismo sobre la seguridad y eficacia de las vacunas en redes sociales “puede ser la razón de que se hayan reducido las tasas de vacunación en algunos países europeos y, por tanto, un incremento de la mortalidad,” dice Carlos Mateos apoyado en el editorial de la revista Scandinavian Journal of Public Health que se hace eco de esta problemática.

 “Los creadores de bulos se basan en la mentira con apariencia científica para generar dudas en la población sobre la eficacia y seguridad de terapias contrastadas y utilizan las posibilidades de anonimato y viralización de las redes sociales”, explica Carlos Mateos.

En este sentido, el coordinador de la iniciativa #SaludsinBulos impartió un taller para formar en cómo orientar a los pacientes en internet y redes sociales, titulado ‘Dr. de Primaria frente a Dr. Google’ en el congreso de la SEMG.  “Tenemos que combatir las fake news con información, en las consultas, y a través de sus mismas armas, las redes sociales”, concluye Mateos.

Referencias
[i]  https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2676070?utm_source=twitter&utm_medium=social_jamapeds&utm_term=1532459386&utm_content=followers-article_engagement-figure&utm_campaign=article_alert&linkId=51705901&redirect=true
[ii] https://saludsinbulos.com/vacunas/bulo-vacunas-autismo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *