Falsa alarma sobre las mantequillas bajas en grasas

mantequilla-baja-grasas-aditivos

La organización FACUA-Consumidores en Acción lanzó hace unos días una noticia en la que aseguraba que varias mantequillas bajas en grasas incumplían la normativa vigente al incluir en su composición hasta cuatro aditivos prohibidos en la elaboración de este alimento. Una información que ha resultado ser falsa tal y como denuncia nuestra embajadora de #SaludsinBulos Marián García, más conocida como la Boticaria García.

“La legislación prohíbe añadir una serie de aditivos a la mantequilla, pero no a la mantequilla baja en grasa”, apunta García. Por tanto, los productos denunciados por la organización de consumidores son perfectamente legales tal y como se refleja en la normativa y explica la propia empresa que produce estos alimentos bajos en grasas.

FACUA-Consumidores en Acción ya ha eliminado la información sobre el incumplimiento de la legislación en su web y en los próximos días hará una rectificación, según detalla la boticaria García.

Proteger a los consumidores es no alarmarles de manera imprudente

 

Marián García, la Boticaria García

Prudencia ante las alertas

Además, se da la circunstancia de que esta asociación de consumidores ya alarmó sobre la falta de especificaciones en el prospecto del medicamento Dalsy para niños en relación a sus efectos secundarios. Una alerta que tuvieron que desmentir tanto desde el ministerio de Sanidad como los propios profesionales sanitarios  ya que la información que acompaña a este fármaco es totalmente legal y sujeta a la normativa.

“El daño ya está hecho, y mientras esperamos la rectificación, desde aquí, lanzo una petición de prudencia a las asociaciones de consumidores para no alarmar innecesariamente a la población y generar desconfianza en nuestros sistemas de control” apunta García quien recalca que proteger a los consumidores también es no alarmarles de manera imprudente.

Puedes leer la información completa en el blog de la Boticaria García.

Síndrome del Intestino Irritable (SII)

Síndrome del Intestino Irritable (SII)

Entre el 16 y el 25% de las consultas de Aparato Digestivo están relacionadas con el Síndrome del Intestino Irritable (SII), un trastorno que afecta a un entre el 6 y el 8% de la población, sobre todo mujeres de entre 20 y 40 años. Son datos recopilados por el Grupo Español de Motilidad Digestiva (GEMD) que, junto a #FFPaciente, un año más conmemoran el Día Nacional del Síndrome del Intestino Irritable que se celebra el 21 de octubre, y recuerdan la importancia de consultar con el especialista y no creer en las falsas creencias que circulan por Internet sobre este trastorno.

Por ello, en colaboración con la iniciativa #SaludsinBulos, han elaborado un decálogo con los principales mitos que rodean al Síndrome del Intestino Irritable.

¿Qué es el Síndrome del Intestino Irritable?

El Síndrome del Intestino Irritable es un trastorno funcional crónico del tubo digestivo muy frecuente en la población. “Por lo general, es una enfermedad que altera mucho la calidad de vida pues no debemos olvidar que es una causa frecuente de absentismo laboral, y que afecta a las relaciones sociales, físicas y familiares”, asegura la doctora Silvia Gómez Senent, responsable de la Unidad de Trastornos Funcionales Digestivos del Hospital La Paz y miembro del GEMD.

Así, un estudio reciente publicado en The American Journal of Gastroenterology confirma que uno de cada cuatro pacientes con Síndrome del Intestino Irritable se ausenta en el trabajo y que la gravedad de los síntomas, la fatiga y los factores piscológicos influyen en la capacidad de los pacientes para estar presentes, activos y productivos en el trabajo.

Otra investigación publicada en International Journal of Biological Sciences muestra que los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable tienen síntomas depresivos más frecuentes y graves que los pacientes sanos. “Las personas con SII tienen más ansiedad como consecuencia de los síntomas no controlados que afectan a su calidad de vida”, indica la doctora Gómez Senent.

Es importante explicarles lo máximo posible en la primera consulta, resolver las dudas y, sobre todo, desmontar los mitos y bulos que existen sobre el Síndrome del Intestino Irritable.

 

Doctora Silvia Gómez Senent

Estrés y Síndrome del Intestino Irritable

De hecho, uno de los bulos de salud más extendidos en torno al Síndrome del Intestino Irritable es que es una enfermedad con origen psicosomático o nervioso. “El estrés puede ser uno de los factores que influyan en la persona que sufre Síndrome del Intestino Irritable.

Sin embargo, no es el único, por lo tanto en el abordaje de esta patología no basta solo con reducir el nivel de estrés, sino que hay que prestar atención a otros factores”, advierte. Por ello, insiste en que lo mejor es acudir a un profesional experto que determine el origen del problema y el mejor tratamiento para disminuir los síntomas.

Diagnóstico del Síndrome del Intestino Irritable

En el diagnóstico del Síndrome del Intestino Irritable “no son necesarias tantas pruebas, pues con una buena historia clínica y una analítica sencilla, se puede diagnosticar. Aunque a veces, si tenemos que recurrir a otras pruebas, como las colonoscopias”, comenta la doctora Gómez Senent.

Falsas creencias y bulos en Internet sobre el colon irritable

Los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable “vemos condicionada nuestra vida diaria. No es una enfermedad fácil de llevar, pues todos sabemos cuándo nos va a dar un brote, por lo que es importante seguir el tratamiento y tener el apoyo total del equipo médico”, asegura Pedro Soriano, presidente de #FFPaciente, enfermero y paciente de SII.

Intestino irritable… ¿alimentos prohibidos? (alimentación)

Al igual que sucede con otras patologías crónicas, “el Síndrome del Intestino Irritable es un trastorno muy buscado en Internet, por lo que es importante acudir a información debidamente contrastada y no fiarnos de todo”, advierte.

Algunas de las falsas creencias más extendidas tienen que ver con la alimentación. “Se habla de que determinados alimentos o recetas pueden ayudar a aliviarte o incluso curarte. Pero lo único que vale es que un profesional sanitario experto prescriba la mejor dieta a seguir en función del historial y los síntomas de cada uno”, subraya.

Por ello, “lo fundamental es establecer una relación fluida y estrecha entre el médico y el paciente desde el principio, que permita hacer un seguimiento cercano de su enfermedad y escoger la mejor opción de tratamiento”, explica.

Síntomas del colon irritable: diarrea, estreñimiento, dolor abdominal, heces…

Otro de los mitos que existen es que el tratamiento es muy complicado. “Esto no es así, el tratamiento no es complicado, sino que debe ser personalizado para poder disminuir los síntomas más prevalentes en cada caso: dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, etc. Además, exige una rutina para poder conseguir esa adherencia y mejorar la calidad de vida”, sostiene Soriano.

Decálogo de mitos sobre el Síndrome del Intestino Irritable

Expertos en motilidad digestiva elaboran un decálogo para desmontar los principales mitos sobre el Síndrome del Intestino Irritable:

El colon irritable tiene un origen psicosomático o nervioso

El estrés, la ansiedad o la depresión pueden ser factores de riesgo pueden contribuir al desarrollo de síntomas del Síndrome del Intestino Irritable.

Síntomas de colon irritable en mujeres

No es verdad que solo afecte a las mujeres, sino que también afecta a hombres. Lo cierto es que es una patología que afecta en mayor medida a la población femenina, sobre todo entre los 20 y los 40 años.

Los pacientes que tienen Síndrome del Intestino Irritable ¿no pueden consumir fibra?

Lo adecuado es moderar el consumo de fibra insoluble e incrementar el de fibra soluble (en forma de gomas, pectinas y mucílagos). En cualquier caso, lo mejor es consultar con el especialista en Aparato Digestivo lo más conveniente en cada caso.

¿Las personas con Síndrome del Intestino Irritable pueden desarrollar cáncer?

Los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable tienen el mismo riesgo de desarrollar cáncer que la población general. El SII no evoluciona a enfermedades más graves.

Tomar café ¿produce Síndrome del Intestino Irritable?

Tomar café no supone un riesgo para el desarrollo del Síndrome del Intestino Irritable. Lo que sucede con la cafeína y otras sustancias excitantes, como la teína o el alcohol, es que puede exacerbar los síntomas de aquellas personas que sufren esta patología.

El colon irritable no es una patología de importancia

El Síndrome del Intestino Irritable no es una enfermedad grave pero tiene un fuerte impacto en la calidad de vida de las personas que lo sufren. Puede afectar a las relaciones sociales, físicas y familiares, y es una causa frecuente de absentismo laboral, ansiedad y depresión.

Diagnóstico del colon irritable, ¿se necesitan muchas pruebas?

En el diagnóstico del Síndrome del Intestino Irritable no es necesario realizar muchas pruebas. En la mayoría de las ocasiones el realizar una buena historia clínica y una analítica sencilla sirven para poder detectarlo. Aunque a veces, se puede necesitar realizar otras pruebas, como la colonoscopia.

El tratamiento del colon irritable es muy complicado

El tratamiento del SII no es complicado. La adherencia al tratamiento es uno de los objetivos principales de las consultas de Motilidad Digestiva por lo que debe ser lo más individualizado y personalizado posible. De esta manera, se va a garantizar una mejora de los síntomas y, por tanto, de la calidad de vida.

El colon irritable se puede curar con un tipo de dieta especial

El Síndrome del Intestino Irritable es una enfermedad crónica por lo que cualquier consejo o remedio que se presente como curativo será falso. La dieta es un factor que contribuye a alterar la función intestinal, y esto es lo que contribuye a generar los síntomas propios de la enfermedad.

La etiología del SII es multifactorial, por ello el aconsejar una dieta baja en grasas o estimulantes, entre otros, ayudará a mejorar los síntomas, pero no debe ser el único tratamiento, sino un complemento.

Los pacientes con Síndrome del Intestino Irritable tienen problemas psiquiátricos o psicológicos

Aunque en la mayoría de los casos, el SII puede impactar de manera notable en la calidad de vida de los pacientes y provocar síntomas de ansiedad o depresión, no todos los pacientes son iguales y no todos sufren la enfermedad de igual manera.

La doctora Gómez Senent recuerda que “el tratamiento debe ser individualizado, pues cada paciente tiene una historia clínica distinta y muchos de ellos tienen otras enfermedades asociadas. Por ello, además del tratamiento médico necesario,  damos unas recomendaciones dietéticas, y en ocasiones pautas para gestionar el estrés”.

Referencias bibliográficas:

  1. Work Productivity and Activity Impairment in Irritable Bowel Syndrome (IBS): A Multifaceted Problem. The American Journal of Gastroenterology.
  2. Depressive symptoms in patients with irritable bowel syndrome: a meta-analysis of comparative studies. International Journal of Biological Sciences.

De interés:

MMS, el clorito de sodio para ‘curar’ el autismo

Clorito de sodio, la supuesta "cura" del autismo

El 14 de octubre estaba prevista la celebración de una conferencia bajo el lema El autismo es recuperable con la participación de algunos de los representantes de las pseudociencias  como Enric Cerqueda, Josep Pàmies, Sisco Florez y Gregorio J, en Lleida.  Entre otras cosas, estos ponentes aseguran que tomar clorito de sodio, un tipo de lejía industrial, también vendida como MMS, “cura” el autismo. Una charla que ha sido cancelada pero ahora se anuncia en Zaragoza.

Pues bien, el Trastorno del Espectro Autista (TEA) no es una enfermedad, sino un trastorno, con el que una persona nace y que le acompañará a lo largo de toda su vida. En la actualidad, no puede “curarse”, pero sí existen intervenciones psicoeducativas que promueven significativamente el desarrollo de la persona y su calidad de vida. Como ya se ha indicado, estas intervenciones implican apoyos específicos, individualizados y continuados en el tiempo, basados en la evidencia científica.

¿Qué es el Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo muy complejo en cuyo origen influyen distintos factores genéticos y ambientales aún sin identificar.

A día de hoy, no es posible prevenir ni “curar” el autismo.

En el marco de estos supuestos tratamientos que aseguran la curación del autismo se debe hacer una mención explícita a las denominadas “pseudociencias”, es decir, aquellas prácticas falsamente científicas que aseguran curar determinadas enfermedades o trastornos y que suelen responder a intereses económicos.

Composición MMS o clorito de sodio. ¿Una lejía para curar el autismo (TEA)?

De hecho, en un informe elaborado por el Instituto de Investigación de Enfermedades Raras, realizado por petición de la presidencia de la Asociación Española de Profesionales del Autismo (de AETAPI) debido a la irrupción de noticias relacionadas con el uso del denominado clorito de sodio en las personas con este trastorno, señala que el:

MMS es una mezcla de clorito de sodio y de ácido cítrico a partes iguales y que esa mezcla libera dióxido de cloro, un gas amarillento que no es propio de la naturaleza.

 

Además, el dióxido de cloro es un potente bactericida que se usó para tratar los edificios contaminados por el ántrax en Estados Unidos de Norte América.

 

Instituto de Investigación de Enfermedades Raras

En qué se basa el bulo del clorito de sodio y el autismo

La nota del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras detalla que “el uso del MMS en el autismo se postula y justifica en base a que el autismo lo definen como una enfermedad no mental sino debido a una parasitosis intestinal junto a su interacción con las vacunas”.

¿Autismo y parásitos intestinales?

Así, la supuesta eliminación de esos parásitos intestinales al tomar este componente químico mejoraría las capacidades personales en pacientes con autismo.  Una “cura” al autismo que se aplicaría por vía oral o por vía rectal”.

“No obstante, toda la fundamentación sigue todavía en el campo del empirismo, los casos cuya mejoría o incluso curación se atribuyen al MMS no son casos demostrables y establecidos de autismo, al menos en los documentos y vídeos expuestos en internet y la validación del proceso es bastante limitada”, continúa el informe.

Uso industrial del MMS o clorito de sodio

En la actualidad, el clorito de sodio se utiliza para blanquear el papel y en diferentes procesos de la industria química y tiene riesgo de explosión al contacto con materia orgánica y temperaturas altas. También se puede encontrar como  bactericida en colutorios y pasta dentales pero en dosis muy bajas.

Fuentes:

Libro Manual de estilo, Cómo abordar el Trastorno del Espectro del Autismo desde los medios de comunicación. Confederación Autismo España. Año 2018

Informe sobre el uso del denominado clorito de sodio para el tratamiento de las personas con autismo. Instituto de Investigación de Enfermedades Raras

La diabetes se cura con clavo y canela en cinco días

Desde hace unas semanas está circulando por la red un artículo en el que se asegura que la diabetes se puede curar con un remedio natural  a base de agua mineral, clavo en polvo y canela.  Se trata esta de una receta que, según el artículo, tiene los resultados garantizados, sin efectos secundarios, es más eficaz que los medicamentos y capaz de controlar la diabetes.

Desde #SaludSinBulos queremos insistir en que no hay ningún remedio casero ni mágico capaz de controlar o curar la diabetes. Nada que no tenga respaldo científico o prescripción facultativa debe ser utilizado para tratar una enfermedad.

Existen fundamentalmente dos tipos de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2. Por su parte, la tipo 1 se caracteriza por una falta de producción absoluta de insulina, no tiene cura y el único tratamiento posible es sustituir aquello que no hay, es decir la insulina. Y las consecuencias de no hacerlo son gravísimas.

Diabetes tipo 2

Por otro, la diabetes de tipo 2 es la más frecuente y  puede ser prevenida.  Además en sus primeras fases es tratada con unos hábitos de vida saludables que incluyan una dieta equilibrada con fibra, fruta, verdura, legumbres, baja en grasas saturadas, una vida activa y evitar el sedentarismo.

Según la enfermedad avanza suele ser necesario añadir fármacos cuya eficacia y seguridad está respaldad  por años de investigación y  miles de pacientes que los utilizan, y en algunos casos también puede ser necesaria la insulina.