El alcohol no protege del Covid-19

Hace unos días, en plena pandemia por el coronavirus, nos llega por las redes sociales un vídeo con el logo de la bodega Mexicana Don Leo Mendel; originario de Linnich, Alemania; llega a México y empieza a laborar con lucha y esfuerzo en el área agrícola donde nace su amor y pasión por el campo, valores que transmite a su familia que con el mismo espíritu de entrega han creado en su memoria Viñedos Don Leo.

Este vídeo titulado “Por fin buenas noticias”, basado en un comunicado de la Federación Española de Enología (FEAE), que refieren estar debatido con representantes de la comunidad médica y otras asociaciones internacionales de enólogos, se señala que:

  1. La supervivencia del virus en el vino parece imposible porque la combinación concomitante de la presencia de alcohol, un ambiente hipotónico, y la presencia de polifenoles, impide la vida y la multiplicación del propio virus.
  2. El consumo moderado de vino, vinculado al consumo responsable, puedo contribuir a una mejor higiene de la cavidad bucal y la faringe, esta última zona donde anidan los virus durante las infecciones.

Añaden que además los polifenoles ofrecen diferentes grados de protección a enfermedades crónicas como puede ser el cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, envejecimiento y enfermedades nerodegenerativas como el Alzheimer (cito literalmente), sigue con el ¡Por fin una buena noticia!, para terminar con el slogan “Quédate en casa, toma vino”

Hemos contrastado la información que ofrece el vídeo con la ofrecida realmente en el comunicado de la FEAE, y encontramos que la propia entidad publicó en su web el pasado 20 de marzo de 2020 y aparece el siguiente comunicado descrito y a los que ellos denominan campaña:

En relación a la emergencia del COVID-19, la Federación Española de Enología ha recibido numerosas solicitudes de los miembros y otras categorías profesionales sobre diversas cuestiones, entre ellas la contaminación del vino, la contaminación de los envases, la limitación de los efectos del vino en la acción del virus.

A este respecto, con la debida precaución, debido a que se trata de un nuevo virus, FEAE, tras un debate con importantes representantes de la comunidad médica y otras asociaciones internacionales de enólogos, señala lo siguiente:

La supervivencia del virus en el vino parece imposible porque la combinación concomitante de la presencia de alcohol, un ambiente hipotónico, y la presencia de polifenoles, impide la vida y la multiplicación del propio virus.

La contaminación por el embalaje parece ser muy remota, si no estadísticamente inexistente, también en vista de la corta vida del virus y la ausencia de un positivo huésped vivo «biológico».

El consumo moderado de vino, vinculado al consumo responsable, puedo contribuir a una mejor higiene de la cavidad bucal y la faringe, esta última zona donde anidan los virus durante las infecciones.

 

El vino no previene el contagio por coronavirus

Pero el 3 de abril lanzan una nota aclaratoria ampliando el comunicado que dice así:

En primer lugar, desde FEAE, agradecemos la inestimable ayuda y colaboración por parte de los medios de comunicación en su constante labor de divulgación de información relevante que en esta institución se realiza.

En esta ocasión, desde la Federación Española de Enología queremos matizar una interpretación pública en relación con el último comunicado lanzado el 23 de marzo por nuestra Institución sobre «el vino y el coronavirus».

Tras numerosas solicitudes de información sobre la contaminación del vino y sus envases, decidimos desde la Unión Internacional de Enólogos, donde la FEAE es uno de sus miembros, trabajar en un comunicado aclaratorio.

El fin de dicho comunicado como el de otros que se puedan suceder en torno a este tema era, es y será el de ayudar a esclarecer las dudas suscitadas sobre la seguridad tanto en la elaboración como en el consumo moderado de vino durante esta alerta sanitaria, siempre desde el punto de vista de la recomendación y la prevención, como otra posible opción más.

La decisión de difundir dicha información surge desde la Unión Internacional de Enólogos, quiénes decidieron trabajar con las instituciones sanitarias y sus organizaciones miembro, entre las que se encuentra la FEAE. De esta forma, la FEAE difundió dicha información a los medios de comunicación españoles, cosa que ya había hecho primeramente la Assoenologi en Italia, y como han ido haciendo el resto de las asociaciones que se han sumado a la campaña durante todos estos días de alarma sanitaria a nivel mundial. Esta decisión se toma al considerar que podría tratarse de una preocupación generalizada en los 16 países en los que la organización tiene representación.

Queremos reiterar que la naturaleza de dicho comunicado era la de trasladar una información consensuada entre países a modo de recomendación. En ningún caso, en el comunicado inicial se ha afirmado ni aseverado que haya una relación directa entre el consumo moderado de vino y la prevención de contagio por coronavirus.

Por este motivo, y teniendo en cuenta la interpretación en este sentido que han hecho algunos medios de comunicación, no queríamos dejar de ofrecer esta información detallada para matizar las posibles dudas que nuestro comunicado haya podido suscitar entre los receptores. La intención de este comunicado lanzado a través de la Unión Internacional de Enólogo en todos los países, no fue nunca la de ofrecer una información que dejara lugar a interpretaciones erróneas, ya que nuestra Institución que representa a los profesionales técnicos cualificados en la elaboración del vino, tiene un fuerte compromiso con la veracidad de la información que ofrecemos, al sentirnos responsables directos, con todas las connotaciones que ello conlleva, de la consecución de este digno y honorable producto que es el vino.

¿Quién hay detrás?

Hemos querido reproducir íntegramente tanto el contenido del vídeo, del comunicado y de su aclaración para que no haya dudas sobre nuestra posición.

En primer lugar, veremos quién hay detrás de la nota, como hemos señalado una bodega Méxicana y una federación de asociaciones de enólogos o dicho de otra forma de viticultores.

Preocupa, dicen, sobre la seguridad tanto en la elaboración como en el consumo moderado de vino, pero no se preocupan de desmentir los presuntos beneficios sobre las otras enfermedades señaladas en el vídeo, y que claramente compromete a la propia federación al lanzar bulos sin fundamentación científica alguna.

Y es que, al parecer, no les importa que se utilice dicha información para aconsejar el consumo de vino en un vídeo o que se hable de un beneficio más que descartado sobre distintas enfermedades.

Aconsejamos leer los desmentidos al respecto publicados en saludsinbulos.com.

El comunicado habla de las virtudes de los polifenoles, pues bien, en realidad los polifenoles son “compuestos bioactivos con capacidad antioxidante que han despertado un gran interés desde el punto de vista nutricional, por sus acciones no solo en estado de salud, sino en la prevención de las alteraciones funcionales y estructurales de diversas enfermedades. En los últimos años, se le han atribuido efectos beneficiosos frente al desarrollo de diversas enfermedades (cáncer, enfermedades cardiovasculares y enfermedades neurodegenerativas) asociadas a un aumento de los procesos de oxidación celular, conocidos como estrés oxidativo.

Pero que se encuentran distribuidos ampliamente en muchas especies vegetales, como semillas de uva, manzana, cacao, corteza de pino, frutas (albaricoques, cerezas, arándanos, granadas, etc) y en bebidas como en el vino tinto. También están presentes en los frutos secos, la canela, el té verde, el chocolate y en algunas semillas de leguminosas”. Es decir, podemos comer ciertas frutas, por ejemplo, que además nos aportarán otro tipo de nutrientes sin perjudicar la salud, sin riesgo a provocar dependencia.

La explicación de los expertos sanitarios

Por otro lado, hemos intentado ver qué dicen las autoridades sanitarias y los colectivos médicos y nutricionistas al respecto, ya que a priori parece que esto cuenta con aval científico.

Una primera pista la encontramos en el diario El Mundo, el 31 de marzo de 2020, con el título “No, no protege del coronavirus” donde se afirma que el consumo de vino no ayuda a protegerse del coronavirus, pese a lo que aseguran numerosos mensajes difundidos en redes sociales que se basan en un comunicado del presidente de los enólogos españoles y que carecen de base médica y científica.

Seguimos averiguando lo postura de la Academia Española de Nutrición y Dietética y del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas. En documento dinámico y en abierto, versión del 17/03/2020: “A pesar de que el consumo moderado de alcohol (vino y cerveza) se reconozca como parte del patrón alimentario, debido a sus posibles efectos beneficiosos, no están tan claros (17,18), ya que además existen potenciales efectos adversos, no se recomienda su consumo dentro de un patrón alimentario saludable”.

Por lo tanto: “No se recomienda el consumo de bebidas alcohólicas, incluyendo el vino o la cerveza. En el caso de ser bebedores de vino o cerveza no sobrepasar las dos copas de vino o dos vasos de cerveza al día, en hombres y no más de una en mujeres e intentar tener como objetivo a corto o largo plazo la disminución del consumo de alcohol (17,18)”.

Recurrimos finalmente a la OMS, necesitamos tener la visión global y más cualificada al respecto. Y más claro imposible, ya que en su página sobre Consejos para la población acerca de los rumores sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV), expresa lo siguiente: “DEMOSTRADO: Beber alcohol no lo protegerá de la COVID19 y podría ser peligroso el consumo frecuente o excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de sufrir problemas de salud”.

Conclusión y recomendaciones:

La ciencia ha demostrado repetidamente que el consumo de bebidas alcohólicas, incluso si se hace de forma moderada pero continua entraña riesgos evidentes para la salud y que puesto en una balanza de riesgos beneficios, el resultado se posiciona en contra del consumo de etanol.

Sin estar en contra del consumo moderado, sabemos que en situaciones como la presente no hay que obviar la evidencia, pues el propio confinamiento puede ser peligroso para personas no habituadas a beber, pacientes alcohólicos, embarazadas, cardiópatas, enfermos hepáticos, etc…

También se hace un falco favor el no desmentir el contenido del vídeo aun sabiendo a ciencia cierta que el consumo de alcohol se relaciona aproximadamente el 12% de todos los cánceres, entre ellos los cánceres de boca, parte superior de la garganta, laringe, esófago, mama, hígado e intestino. Podemos añadir que, a nivel mundial, el alcohol causó en 2012 el 5,9% de las muertes, de las cuales 1 de cada 8 eran debidas a cáncer.

No sabemos si es peor una mentira o las verdades a medias, lo que está claro que este tipo de comunicados no dejan en buen lugar a quien los emite y se debe exigir una rectificación más contundente que un segundo comunicado que justifique al primero, ya que ni el contenido ni la redacción de este se ajustan a la realidad.

Unos comunicados, absolutamente prescindibles, excepto si se miran desde una óptica exclusivamente comercial. No sé quién compone la comunidad médica a la que ustedes se refieren, lo que tenemos bien claro es que hay otra comunidad científica opuesta a sus planteamientos.

Un ruego final, recapaciten y sepan que rectificar es de sabios.

Deja un comentario