Desmontamos la supuesta evidencia del producto “Inmuno Fórmula” contra el COVID19

Continuamos hoy con nuestro análisis sobre el tratamiento “Inmuno Fórmula”, que según publicaciones de la prensa deportiva sirvió para eliminar en un plazo de 48 horas los síntomas del coronavirus en los jugadores del Fuenlabrada. El profesor Alfredo Corell, inmunólogo y catedrático de la Universidad de Valladolid, ha investigado la supuesta evidencia científica sobre este  tratamiento y arroja más luz sobre qué es el factor de transferencia y el doctor David Callejo, médico anestesista, nos proporciona una valoración desde el punto de vista clínico.

Supuestas publicaciones científicas del producto “Inmunofórmula”

En una de ellas presentan un relato de 4 casos; tal y como lo muestran (y además lo escriben) estos 4 casos se habrían podido resolver igualmente sin el tratamiento. Al margen de que se trata de una mera descripción de 4 casos, no hay ningún control del estudio. Aseguran que está publicado científicamente en encyclopedia.pub. Esta es una plataforma en la que puede escribir cualquiera. No hay revisión por pares. No es una plataforma de publicaciones científicas. Es como una wikipedia/blog de proyectos científicos. Hay en este momento unos 2100 proyectos; se ha dinamizado a partir de marzo de 2020 (pandemia); ni tiene trayectoria, ni tiene fondos de literatura científica, ni tiene credibilidad alguna como sistema de publicación de trabajos científicos.

El otro estudio al que se refieren como publicación está aparentemente en marcha. Es observacional y retrospectivo (no habla de doble ciego o placebo), han incluido 20 pacientes y 20 controles. Normalmente los estudios con nutracéuticos pasan los comités éticos sin problemas, porque independientemente de los efectos que puedan tener como placebo, no tiene efectos secundarios. Y lo único que dicen tener es el “conforme” del comité ético del Parc de Salut MAR en Barcelona, lo que tampoco le da ninguna entidad de evidencia científica, aún, al ensayo.

Factores de transferencia 

Se trata de pequeños péptidos (inicialmente se pensaba estaban unidos a ARN, pero en la actualidad esto está en cuestión) que se liberan por células de la inmunidad en respuesta a agentes infecciosos. Se descubrieron en los años 50 (por Lawrence), y hubo un alto número de estudios en las décadas de los 70 a 80. Se abandonaron porque implicaba el uso de sangre humana de individuos previamente inmunizados por algún agente infeccioso. Se consideran como parte de las “citocinas” (mensajeros del sistema inmunitario) y transferían la “inmunización celular” a linfocitos T de personas no inmunes frente a un patógeno concreto (de manera análoga a como los antisueros transfieren temporalmente la inmunización humoral frente a alguna sustancia tóxica). Cayeron en desuso, porque los hemoderivados fueron uno de los mecanismos de transmisión del VIH en la época del SIDA.

En los años 90 se hicieron caracterizaciones de diferentes fracciones de estos factores de transferencia (sobre todo por parte de Kirkpatrick). En uno de sus experimentos más recientes inmunizó ratones con herpes virus y estudió como los factores de transferencia obtenidos y purificados transferían la inmunidad anti-herpes a ratones no inmunizados, y esto se podía inhibir con determinados péptidos. Dejó pendiente saber a qué células se unían estos factores de transferencia. No hay estudio alguno equivalente a este que se haya realizado en humanos.

Uso en humanos de los factores de transferencia

En cuanto al uso en humanos de los Factores de transferencia:

  • Solo hay una demostración de ligera efectividad en su uso inyectado, usando factor de transferencia frente al virus de la varicela-zoster en niños con leucemia;
  • Ningún otro ensayo en múltiples patologías ha conseguido encontrar evidencias sólidas de su utilidad. Se puede ver las cerca de 30 “supuestas” aplicaciones terapéuticas en la web de webMD;

Con respecto a los ensayos clínicos registrados, hay tres: uno que se hizo en infecciones de vías respiratorias altas y que concluyó sin ninguna evidencia de efecto, uno que está en fase de reclutamiento en individuos con cirrosis asociadas a disfunción inmune, y otro para tratar la hepatitis B en fase desconocida.

Miodesina

Tiene efectos demostrados en ratones y también hay ensayos y efectos en cultivos celulares en laboratorio. Absolutamente nada en humanos.

No hay ningún ensayo clínico en macha según Trials.gov.

Otros componentes

Vitaminas y Oligoelementos: se utilizan en la fórmula distintas cantidades de Zinc, Selenio, Vitamina C y Vitamina D. Todos estos nutrientes están ampliamente estudiados y demostrada su acción inmunomoduladora en diferentes situaciones: el zinc en personas con déficit de zinc y en población anciana, así como en la prevención de infecciones en bebés, y hay resultados controvertidos aún de su acción en patologías infecciosas. La ingesta de cantidades adecuadas de vitamina C tiene efecto beneficioso en infecciones respiratorias (reduce su duración y severidad), pero su suplementación se ha demostrado sin efectos, además, cualquier efecto sobre individuos ya infectados ha sido absolutamente descartado. La vitamina D está muy reconocida como inmunomoduladora y su efecto en diferentes patologías (incluidas las infecciones respiratorias) es máximo cuando se utiliza en individuos con déficit de vitamina D basal.

El resto de los componentes de la fórmula según el fabricante son: Ácido Ferúlico, Resveratrol (Trans-resveratrol), Espirulina (Spirulina maxima), N-acetilcisteína, Sulfato de glucosamina hidrocloruro de potasio y Polvo de SiliciuMax®. Según los autores de la ficha en encyclopedia.pub y el inserto de la compañía esta mezcla específica de compuestos se ha seleccionado por sus supuestos efectos inmunoreguladores, antivirales, antitrombóticos, antiinflamatorios, antioxidantes y de protección del endotelio. No hay ninguna evidencia científica contrastada mediante meta-análisis de que alguno de estos compuestos confiera los supuestos efectos en humanos con diversas patologías. Sí existen múltiples ensayos en laboratorio y en modelos animales, que no se pueden extrapolar directamente a la población humana.

El uso de Inmuno Fórmula en los jugadores del Fuenlabrada

Con respecto al caso particular de los jugadores del equipo de fútbol se menciona que superaron los síntomas en 2-3 días tras tomar el producto, y que dejaron de ser positivos para PCR a partir del día 10. Para saber si tomar el producto tuvo realmente algún efecto en esta evolución, se tendría que haber hecho un grupo con la ingesta de un placebo, y no se ha comunicado nada al respecto, ni se ha realizado ninguna publicación científica. Por lo que no se debería asimilar a dicho producto ninguna actividad beneficiosa, en base a los datos conocidos. Es muy grave afirmar que “eliminó los síntomas” de los jugadores y que evitó que hubiera más positivos.

En concreto, durante el proceso de respuesta inmunitaria frente al virus, aunque se ha visto mucha heterogeneidad, no resulta extraordinario que se negativice la presencia del ARN viral (PCR) en 10 días o incluso menos desde la primera muestra positiva. En este sentido no podemos decir que la administración de este “preparado” haya reducido este periodo, máxime en ausencia de un grupo control, como ya se ha indicado.

También se ha comunicado en la prensa que el uso de la Inmunofórmula redujo la diseminación de la infección, evitando que hubiese más positivos. Sin embargo, no hay ninguna evidencia de esta afirmación. Además, los jugadores quedaron confinados en el hotel (algunos incluso fueron ingresados en el hospital), por lo que la reducción de los contagios debería atribuirse -muy probablemente- al estricto confinamiento y cuarentena al que fueron sometidos todos los casos positivos.

Sobre los autores del único estudio visible en encyclopedia.pub

La Dra. Mariana Diaz Hernández es Dermatóloga estética en la clínica Arvila Magna.

Es una clínica en la que se realizan diversas pseudoterapias (medicina integrativa, psiconeuroinmunología, osteopatía) según el catálogo de la OMC.

El Dr. Luciano Bascoy da nombre a la Clínica Bascoy en Barcelona, que es un centro de Medicina Estética.

Parece que las especialidades médicas de ambos autores no son próximas ni con la Virología, enfermedades infecciosas o Inmunología, esperables en un estudio clínico en la COVID-19.

Supuesto estudio de 4 casos: https://encyclopedia.pub/1999

Sobre la Inmunofórumula: http://www.imunotf.es/

WebMD: https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-1011/transfer-factor

Factor de Transferencia:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1949950/pdf/10949913.pdf

https://clinicaltrials.gov/ct2/results?cond=&term=%22transfer+factor%22&cntry=&state=&city=&dist=

https://www.int4life.ca/uploads/5/1/5/1/5151557/2012_-_a_double_blind_study_on_the_efficacy_of_a_colostrum_and_egg_yolk_vs_placebo_to_reduce_frequency_and_duration_of_upper_respiratory_tract_infections_in_healthy_adults.pdf

MIODESINA: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0378874117334566

Las clínicas de los autores: https://arvilamagna.com/

https://www.clinicbascoy.com/

ZINC:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3636409/#:~:text=Both%20direct%20and%20indirect%20mechanisms,inhibition%20or%20induction%20of%20A20

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5748737/

https://bmcinfectdis.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2334-11-122

VITAMINA C:

https://www.cochrane.org/CD000980/ARI_vitamin-c-for-preventing-and-treating-the-common-cold

VITAMINA D:

https://www.bmj.com/content/356/bmj.i6583

sobre el hecho

https://as.com/diarioas/2020/08/10/actualidad/1597055551_519817.html?m1=cG9ydGFkYV9wb3J0YWRh&m2=QUNUVUFMSURBRA%3D%3D&m3=MTI%3D&m4=dmlkZW8%3D&m5=MjM%3D

https://www.mundodeportivo.com/futbol/liga-segunda-division/equipos/20200810/482755751388/el-fuenlabrada-combatio-el-covid-19-con-una-formula-personalizada-innovadora.html

La valoración desde la clínica: doctor David Vallejo

“Con 20 pacientes y sin un grupo control no se pueden hacer grandes titulares. El tocilizumab parecía el gran fármaco inmunomodulador, lo usamos en todos los hospital. Sin embargo el ensayo clínico CONVACTA no demostró eficacia.
Quizás esta Inmuno Fórmula pueda ser eficaz, habrá que ver en qué dosis, en qué pacientes y sobre todo en qué fase de la enfermedad. El médico del club afirma que el fármaco ayudó a contener la expansión del virus entre los miembros negativos de la expedición. Además dicen que es un fármaco útil para los que ya estaban contagiados. ¿Es un fármaco que sirve para profilaxis? ¿Para tratamiento? ¿Para ambas? Creo que habrá que estudiarlo muy a fondo; recordemos que, de momento, uno de los pocos fármacos que demostró eficacia es la dexametasona; un corticoide que es inmunosupresor. Y que los casos más graves de coronavirus se suelen relacionar con una respuesta hiperinmune.
En definitiva, es pronto para afirmar que este fármaco es eficaz. Hacen falta más estudios”.

 

 

Deja un comentario